Santi Palillo

Diferencia sideral

In Correrías on 18 noviembre, 2015 at 19:06

20151116_180529

Tomada de la tele, by Palillo (menudo queme con los 75)

Se tarda poco en decir pero mientras se hace lo que se dice puede acabar haciéndose largo, es lo que le ha pasado a un servidor con la última sesión.

—Tocan setenta y cinco minutos a tu aire— me dijo él
—Pues no parecen tantos— respondió mi parte optimista por mí
—Hazlos y nos vemos el jueves

Quizá tendría que haber matizado lo de “a tu aire”, se supone que quiere decir sin forzar; cuando uno se encuentra en forma setenta y cinco minutos a tu aire no son para tanto, mas cuando uno “cree” que se encuentra bien pero la realidad es que “todavía te queda para estar bien” la diferencia es sideral.

Me pongo a correr y a los diez minutos ya empiezo a pensar en lo que me queda, veo negros nubarrones dónde el resto de la gente ve cielo azul, no es cuestión de cansancio o que me doliese algo, es la cabeza que cuando tiene que estar no siempre está.

Menos mal que me queda algo de cabeza y pensando en cualquier cosa que se me pasase en ese momento por la cabeza he conseguido acabar los primeros cuarenta minutos casi sin darme cuenta, exige mucha imaginación y algo de experiencia pero puede hacerse.

Llegado a ese punto he pensado —¿quién me mandará pensar?— “el jueves toca un controlado de 6 kilómetros” y me he dicho “a ver si eres capaz de hacer aunque sea uno de tres”, más que nada porque ya no se me pasaban más cosas por la cabeza y algo tenía que hacer para motivarme.

Un error de principiante, siempre digo que —entrenando— si sales a hacer una distancia no debe importarte la velocidad y si sales a hacer un tiempo no debe importarte la distancia. Consejos doy que para mí no quiero, mal que me pese reconocerlo.

El primer mil me he motivado tanto que me he pasado de revoluciones, es lo que tiene correr sin cabeza, como los pollos del dicho, pero he seguido ajustando hasta que he conseguido dejar de pensar en lo que quedaba, algo más cansado de lo previsto, dicho sea de paso, hoy no tocaba.

El resto del tiempo me he dedicado a correr disfrutando del parque, relajado, volviendo a ver azul el cielo (a corta distancia no consigo ver el dióxido de nitrógeno), sin pensar nada en concreto ni darle tantas vueltas a la cabeza, hasta consumir a ritmo tranquilo los setenta y cinco minutos de la receta.

A ver si no lo pago el jueves.

Anuncios
  1. Vamos Guille, ya verás como vuelves a salir, nos pasa a todos de vez en cuando.

    ¡Ay Cani!, si dejo de darle vueltas a la cabeza no sería lo mismo 🙂
    Lo de ayer… estoy en ello.

  2. Buenos 75 minutos, a ver si empezamos a dejar de pensar y más a correr, que desvarías y te descontrolas.

    De lo de hoy, mejor lo cuentas tú, que se te da mejor.

    un saludete,
    paquete

  3. Enhorabuena por enganchar varios entrenamientos. Hoy me han dado el alta a mí, a ver si salgo a correr.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: