Santi Palillo

La cervecita

In Correrías on 2 diciembre, 2015 at 00:08

2013-02-11 18.36.03

Foto by Palillo que luego se la bebió pero de eso hace mucho

Tomarse una cerveza al terminar el entrenamiento es bastante normal entre corredores y espero que la costumbre no desaparezca como tantas otras, hay que potenciar la socialización cara a cara que es la opción más natural, compartir un rato de risas y descanso tras el esfuerzo no le puede venir mal a nadie.

Yo suelo hacerlo los domingos con los Paquetes (aunque en vez de cerveza prefiera un café) pero el resto de la semana, por hache o por be, me vuelvo derecho al domicilio fiscal al terminar, la mayoría de las ocasiones es por correr en solitario, no voy a socializar conmigo mismo que me tengo muy visto, y el resto de veces —sobre todo entre semana y en días fríos como hoy— me vuelvo pitando.

Sin embargo hoy he hecho las dos cosas, claro que a mi manera, o sea mal, mezclando churras con merinas, me he tomado una cerveza pero en casa conmigo mismo; tendré que auto explicarme que la cerveza sabe mejor si se toma con otros, pero bueno es un avance y quizá acabe mezclando bien los ingredientes.

Me he tomado la cerveza a solas porque al acabar la sesión de hoy, en la que tocaba rodaje suave pero de suave ha tenido más bien poco, hemos ido a estirar a las mesas de obra de ping pong —oye, un descubrimiento para estirar— y cuando he querido darme cuenta ya estaba prácticamente solo, y es que hemos empezado a correr a casi 16º y cuando hemos terminado el termómetro ya marcaba 6º y bajando, puede decirse que el frío nos ha espantado a todos.

Lo que también ha sido como para espantarse es el rodaje, desde el principio he sabido que el ritmo era un poco alto para mí, que tengo que calentar más tranquilamente, pero no era cuestión de ponerse a protestar, aprietas los dientes y tiras millas aunque a ratos vayas con los ojos vidriosos.

En la parte final de la cuesta del portillo de los pinos, junto a la fuente de Húmera, he debido ver lucecitas de colores por el esfuerzo, menos mal que me esperaban junto a la fuente; desde ahí he resucitado hasta casi el final, en que el fuerte ritmo impuesto por el grupo se me ha hecho inviable y me he quedado irremisiblemente atrás a pesar de apretar de lo lindo hasta el último metro.

Los 80 minutos que tocaban hoy los he hecho en 80 minutos exactos —no seré rápido pero sí cumplidor—, mientras que el grupo ha tardado solo 78 de lo deprisa que iba; hace nada no hubiera dado un duro por mí en estas circunstancias pero hoy por hoy voy tirando.

Ahora vendrán unos días de entrenamiento en bajura con lo cual perderé algo de chispa, así que cuando vuelva con los Garrapatas creo que no les veré el pelo, están todos como motos y todavía queda casi un trimestre para Sevilla, al menos allí las cervezas estarán garantizadas.

Anuncios
  1. Me lo había dicho por e.mail pero al no verle por allí pensé “se estará duchando, etc.” mucho tiempo de espera y como me estaba quedando helado fui trotando hasta el coche y de paso cuadré las cuentas. Le he dicho que la próxima vez me quedaré, a tí también te invita.

    En bajura pienso hacer lo que diga el plan y que sea lo que Canillas quiera, ahora que el 8×1000 me lo voy a tomar con precaución, todos al mismo ritmo, el que sea pero todas las series iguales. O hago directamente lo del sábado que me parece menos duro.

    Quien me mandará meterme en estos berenjenales…

  2. Saliste escopetao!!!!!

    Jaime (que no se queda nunca) quería invitarte a unas cervezas y, al no verte, se largó (de tal editor,….)

    No estás tan mal como te pintas, lechón; dale un poco en el stage de bajura y cuando vuelvas te estaremos esperando (que tampoco estamos apretando tanto)

    un saludete,
    paquete.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: