Santi Palillo

Archive for the ‘Caóticas’ Category

valdelatas mon amour

In Caóticas on 13 diciembre, 2010 at 18:14

Expongo al escarnio público los flines caóticos del domingo

Flin 1 de 2

Flin 2 de 2

 

Anuncios

trail caótico de valdelatas

In Caóticas on 12 diciembre, 2010 at 18:48

Archivo Palillero

Esta mañana se ha celebrado en la Dehesa de Valdelatas de Madrid la 7ª edición de las carreras clandestinas caóticas; no ha coincidido con el solsticio de invierno pero es lo que tiene ser caótico, que nos regimos por normas caóticas y tanto nos da una fecha que otra; a ver si un año de estos los hacemos coincidir.

A las 9:00 hora zulú se procedía al desigual reparto de dorsales, unos llevaban impresa la 6ª edición y otros la 7ª a gusto del consumidor, menos mal que nos pusimos de acuerdo en lugar, fecha y hora.

Los guías Gema y Alberto

La desorganización había contratado a dos expertos guías habituados a participar en carreras de orientación por toda la provincia y parte del extranjero; a tenor de lo ocurrido durante la prueba mucho nos tememos que debieron olvidar mapa y brújula en el coche, aunque es justo reconocer que el progenitor de la guía con coleta y orejeras hizo todo lo posible por llevarnos por el mal camino.

El desorganizador

Hablando de desorganización en la foto ut supra podéis ver al irresponsable de la misma comentando los artículos 3 bis y siguientes de la carrera a los atónitos participantes: “o empezamos ya o nos vamos directos al bar porque hace mucha rasca” dicen que decía.

Avituallamiento completo

Los avituallamientos contenían aguas abundantemente mineralizadas (quizás de ahí su mal olor) y correctamente señalizadas; sin escatimar en gastos, no como en otras carreras que ofrecen un servicio de catering a base de cerveza, aquarius, tags de sabores, fanta, plátanos, jamón de mono y otros alimentos como si se tratase de un bufé libre.

Participantes satisfechos, clientes que quizás repitan

Los quince participantes (según conteo provisional del instituto Gallup pendiente de homologación) estaban encantados con la desorganización, felices como  lombrices por el lodazal; como muestra sonriente  baste un botón, cuando se pueda sacaremos al resto siempre y cuando salgan favoracidos.

Ilegales en acción

Aunque siempre pueden aparecer corredores ilegales – de esos que no compran dorsal y quieren beber en los avituallamientos – en la nuestra no ha pasado porque la desorganización ha impuesto un férreo control de acceso; los dos intrusos del instante gráfico han sido pertinentemente grabados en vídeo como prueba flagrante de su comportamiento irregular, muy del agrado de los presentes que incluso les aplaudieron durante el salto de vallas.

No es que veas mal, es que el letrero está borroso

Los clandestinos caóticos corremos por Madrid (y sus alrededores, no tenemos límites); cuando se nos acaben los parques y jardines de Aquí tendremos que empezar a salir del ombligo del mundo y viajar a lugares del interés general.

Parece ser que hemos pasado bastante cerca de Segovia pero no estoy seguro, podría ser otro sitio; habrá que preguntar a los guías si a estas horas han conseguido volver de la carrera que tenían posteriormente en Tres Cantos, localidad cercana a Valdelatas Mountain.

A la llegada lo celebramos brindando con Calvados medicinal aportado por nuestro eminente doctor, un aguardiente normando que – la verdad sea dicha – te hace entrar en calor con tan solo (sin acento o con él) dos sorbitos y que se sepa no es considerado como dopping.

Durante el ágape posterior a esta prueba clásica del calendario local el comentario generalizado era que la distancia estaba mal medida; esto es algo tan habitual que para llegar a la excelencia caótica tendríamos que clavar la distancia en la próxima ocasión (avisamos que será el 20 de marzo de 2011).

Hablando de marzo… SE NECESITA DESORGANIZADOR QUE LA DESORGANICE.

¡Esto ha sido todo amigos!

Próximamente flin del evento (está en fase de producción) y más fotos (todas del archivo Palillero)

PINCHA AQUÍ PARA VER EL RECORRIDO POR GARMIN

viaje con nosotros

In Caóticas on 27 septiembre, 2010 at 22:30

 

Prueba del delito en alguna parte de la provincia (archivo Palillero)

Para conocer mundo ya no hace falta alistarse en la Legión Extranjera, basta con seguirme en coche por la red de autovías y carreteras que dividen en mil idénticos trozos el sur de Madrid.

Ayer dije que tenía la autoestima en punto muerto, debe ser porque viaja en automóvil, pero ya empiezo a ver la luz otra vez, no hay mal que cien años dure; además lo que no le pase a Santi Palillo no le pasa a nadie.

Hasta ese momeno todo se desarrollaba con normalidad, a las 8:30 llegaba a la Plaza Elíptica y en pocos minutos estábamos preparados para salir hacia el Parque de Polvoranca, el itinerario lo teníamos estudiado, documentado y ensayado; no más de 20 kilómetros tirando por alto, chupao, coser y cantar.

Cinco coches, la mitad de los presentes, en ordenada caravana con el mío abriendo camino; junto con mi copilota quedamos solos ante el peligro; durante los siguientes cincuenta minutos se me nubló el entendimiento y aquello se convirtió en una enmarañada red de autovías, vías de servicio, cruces, desvíos, rotondas, dudas, despistes, raquetas, ininteligibles carteles, pueblos limítrofes, radares, paradas, arranques, ¡sapristis!, preguntas sin respuesta y vueltas atrás; hecho un manojo de nervios la A-42, M-40, M-45, M-50, M-406, M-407 y M-409 se convirtieron para mí en un galimatías indescifrable, una trampa saducea, un sudoku vial imposible de resolver, un deja vu con mala leche.

A punto de tirar la toalla y tras 80 kilómetros de turismo dominguero (en sábado) por fin conseguimos llegar al punto de encuentro entre la perplejidad general; gracias al espíritu y actitud positiva de los caóticos la secuencia de errores encadenados se convirtió en una divertida anécdota en el día más caótico del año; como bien dijo alguien (para que no me pegase un tiro con un grifo delante de todos) así es el caos, con el tiempo solo recordaremos mi torpeza, los asombros, las risas, el parque, el recorrido incompleto, las fotos, los vídeos de Paco Ge, el buen rollo, las cervezas y, por supuesto, el jamón de Paco Jota.

Soltando nervios al llegar al parque (foto Paco Garabitas)

A pesar de todo seguiré dando pasos al frente y pisando todos los charcos, a ver que puedo hacer, quién tiene boca se equivoca, así es Santi Palillo; el mismo que aquí y ahora os pide disculpas sinceras, especialmente a mi copilota por su sangre fría y no tirarme el GPS a la cabeza (sí, llevábamos dos pero yo no veía/oía/entendia nada), y agradecer de corazón vuestros ánimos, talante y tolerancia, así da gusto equivocarse.

Mientras algunos dábamos vueltas como peonzas otros se dedicaban a las carreras de sacos (foto Paco Garabitas)

La próxima CCC será en diciembre, ya tenemos voluntario: Canillas, a ver que sorpresas nos prepara desde el psiquiátrico.

Más información, fotos y vídeos de la CCCPP en la página caótico clandestina.

tiempo de flines

In Caóticas on 15 junio, 2010 at 09:40

todo lo bueno se acaba

Hoy toca complemento peliculero a la entrada multimedia de ayer sobre la caótica y clandestina del domingo; por tanto me paso un momento por aquí para asistir al estreno mundial de los dos flines ad hoc realizados a la carrera para dotarles de mayor realismo y plasticidad.

Dicho lo cual me largo a darle a la zapa un rato entre largo e infinito porque en los distintos reportajes he podido visionar sin anestesia y con meridiana claridad a la par que espanto senil de dónde me sobra; tras la zozobra inicial dudo entre pedirle cita al dietólogo a ver si obra milagros, dedicarme por los restos a practicar ayuno, penitencia y estricta disciplina en convento de clausura aislado en mitad de la nada o comprarme un burka de mi talla, aunque esto último me tira para atrás por lo que leo en prensa.

Mientras me decido por la mejor opción he optado por retirarme a descansar unos días a la segunda residencia confiando en que las lluvias torrenciales de ayer noche no se la hayan llevado por delante, a la vera del mar seguro que se me ocurre algo o se me termina pasando el terrible shock.

¡Pasadlo bien!.

Flin, primera parte:

Flin, segunda parte:

caoticus mundi

In Caóticas on 14 junio, 2010 at 12:50

Al final los malos presagios respecto al tiempo durante la caótica pasaron de largo sin pena ni gloria, mas bien todo lo contrario; luces y sombras se reflejaban bellamente en las enormes nubes que ayer decoraban el cielo de Madrid, quizás como castizo homenaje a Carlos, pero no cayó ni una gota de agua como se temía.

Hemos batido ampliamente el número de participantes, viendo las fotos fuimos 16 clandestinos los que nos reunimos en la futura entrada del parque de la Arganzuela para proceder a los actos conmemorativos del solsticio de verano, una semana fuera de calendario pero con la misma intensidad y emoción.

En tropel iniciamos la marcha caótica siguiendo las precisas indicaciones de Eduardo, quién hoy era director del cotarro, y en dos tropeles la terminamos un par de horas y casi 13 kilómetros después; entre medias múltiples paradas para disfrutar del paisaje, inmortalizar momentos, charlar, atender a explicaciones… lo que viene a ser una caótica clandestina como Dios manda.

Campo del Moro

El dorsal propuesto por el organizador tuvo mucho éxito; si bien cada cual optó por personalizarlo a su manera al menos se respetó la numeración original en todos los casos menos uno, detalle imprescindible para poder elaborar clasificaciones por categorías y dar los tiempos brutos.

ATENCIÓN PREGUNTAS: ¿quién llevaba un número diferente?, ¿quién llevaba un mensaje diferente?, ¿quién hizo esa foto en el Campo del Moro?, no hace falta que enviéis ningún SMS a ninguna parte.

Se estrenaron nuevos caóticos que esperamos repitan en el futuro, ya sabéis que la próxima ocurrirá en el equinoccio de otoño; como terminamos la juerga sin designar organizador esperamos voluntarios que propongan recorrido y se encarguen de todo lo demás.

Al acabar Tecolinha se estiró, ¡…y de que manera!, invitándonos cuasi clandestinamente a todos los presentes a las cervezas de rigor para celebrar su pasado y exitoso estreno maratoniano del caluroso mes de abril, ¡muchas gracias Terry! 😉

Paco y Tecolinha rememorando el maratón de abril

Seguro que habrá muchas muestras gráficas de la carrera de ayer, de momento el doctor ha enviado sus vídeos por correo que yo reproduzco aquí sin preguntarle pero con su permiso; por mi parte he subido unas pocas fotos, el flin tendrá que esperar a mañana; confiamos en que el resto de reporteros compartirán sus capturas sin esperar al otoño 🙂

Vídeos de Paco Garabitas:

Desde aquí le propongo a Don Pablo, qué alegría que pudieras venir, como webmaster de la página y autor e impulsor de la idea original de estas carreras clandestinas, a que haga una reseña del evento y exponga públicamente el material que pase por sus manos, por una vez y sin que sirva de precedente sin spray.

Aprovechando el mundial de la cosa marcho unos días a la playa para descansar de tanto ajetreo balompédico, mucho me temo que mi Betis va a seguir otro año más en la división de plata.

el mapa del tesoro

In Caóticas on 3 mayo, 2010 at 09:00

convocatoria caótica de verano (pincha para agrandar el mapa)

Me había levantado con firme idea de subir temprano al Retiro a rodar en plan tranquilo, pero el recuerdo de la multitudinaria celebración de la carrera de la Mujer me echó para atrás, al hacerlo debí quedarme dormido soñando con piratas y tesoros escondidos, de todas formas a ver que pintaba corriendo por un parque petao de aguerridas féminas.

Era un hombrazo alto, recio, pesado, de color de nuez; la coleta embreada le caía sobre los hombros de la casaca azul, cubierta de manchas; tenía las manos agrietadas y llenas de cicatrices, con las uñas negras y rotas; y la cuchillada, que cruzaba una de sus mejillas, había dejado un costurón lívido, de sucia blancura.

A pesar de encontrarme razonablemente bien y con ganas de correr no he vuelto a calzarme las zapas desde el jueves pasado, esta vez no ha sido por las excusas habituales sino porque…

A veces la isla estaba llena de salvajes, con los que combatíamos; otras, hervía en peligrosas alimañas que nos perseguían; pero en todas mis fantasías nada me ocurrió tan trágico y extraño como nuestras aventuras reales.

Claro que de hoy no pasa, llevo tanto tiempo sin zascandilear por el parque que lo mismo ni se acuerda de mí y tendré que presentarme de nuevo “hola Retiro ¿te acuerdas?, soy Palillo, sí hombre, ese que antes desgastaba suelas a base de pisotones”, este parque es un tesoro para todos nosotros y conviene mantener las amistades.

Pues la cosa es ésta -contestó Silver-. Queremos ese tesoro y lo hemos de tener ¡y esa es la parte nuestra! Ustedes me figuro que querrán salvar sus vidas, y esa es la suya. Usted tiene un mapa, ¿no es eso?

Por lo visto puede que también lo sea para otra gente, quién sabe con qué intenciones; creo saber a que se refiere Silver, quizás al misterioso mapa que me ha llegado por correo desde esta dirección con una nota adjunta que dice “este es el mapa del tesoro y aquí puede verse el inicio de la ruta”.

-Les diré a ustedes lo que yo mismo he oído -prosiguió el capitán-: que tienen un mapa de una isla; que hay cruces en el mapa para señalar dónde está el tesoro, y que la isla está… -e indicó la latitud y la longitud precisas.

Los lectores interesados en saber dónde esta la isla del tesoro bien harán en salir pitando a la dirección mencionada antes de que lo haga Silver y se quede con todo.

Y ahora -prosiguió Silver- vamos al caso. Ustedes nos dan el mapa para encontrar el tesoro y dejan de cazar pobres marineros y de abollarles la cabeza cuando estén durmiendo.